Cuando te enfocas EN TODO LO QUE ERES y has conseguido hasta ahora, en TODO LO QUE TIENES y en TODAS LAS COSAS BUENAS DEL LUGAR DONDE VIVES, tu casa, tu barrio, tu ciudad, tu pueblo, entonces aparece la magia. Has dejado de enfocarte en lo que no tienes, en lo que no eres o en lo malo o regular que es el lugar que habitas. Ya no hay lugar para la desgracia, la escasez, la envidia… En su lugar, te conectas con la abundancia, la sientes y la piensas y esos sentimientos y pensamientos se reflejan en tu vida con más de lo mismo. ¡¡Siéntete y créete abundante!!