¿Sabes qué quieres en la vida? ¿Cuáles son tus objetivos? Ante estas preguntas, muchos empiezan a autopreguntarse: ¿Qué es lo que quiero? ¡¡Ostras!! ¿Qué es lo que quiero? ¡No lo sé ahora!

Esta preguntas, aparentemente sencillas, sorprenden al ser preguntada a alguien o incluso a nosotros mismos. Estamos tan centrados en lo que no queremos, que nos olvidamos de lo que queremos, y allá que se va nuestra mente y nuestros esfuerzos: a evitar lo que no queremos. Yo misma, que me considero una persona con multitud de intereses, me he sorprendido a mí misma cuando, de repente, ante esta pregunta, me he quedado totalmente en blanco. Eso sí, luego me he relajado, lo he meditado y han salido un montón de cosas, jjj. Seguro que también te ha pasado, ¿o no? ¡¡Ayyyy, qué felices los budistas con su NO deseo!! Mientras tanto, hasta alcanzar ese estado de NO deseo, aquí me hallo y nos hallamos muchos, con un montón de deseos u objetivos por cumplir.

Pues bien, quiero compartir aquí mis conocimientos sobre el tema. Y es que a la hora de conseguir nuestras metas u objetivos es recomendable realizar una serie de pasos que nos van a ayudar conseguirlos. El primero de todos es dejarlos claros y por escrito y es precisamente de cómo hacer esto de lo que trata este post, pues hay una buena forma de hacerlo. No se puede hacer de cualquier manera. ¿Por qué? Porque es necesario ACLARARLE A NUESTRA MENTE SUBCONSCIENTE, que es la que está detrás del 90% aproximadamente de los actos que realizamos y que, sin embargo creemos razonados, lógicos y conscientes, QUÉ ES LO QUE QUEREMOS. Para ello, aquí van mis recomendaciones:

1. Define tus objetivos SMART :

• S de Specific (específcos): Tus objetivos deben ser específicos, concretos y detallados para que tu mente entienda sin ambigüedades qué es lo que quieres conseguir.
• M de Measurable (medibles): Deben ser medibles para confirmar si se han logrado o no y mantener la motivación. Por tanto,marca los parámetros necesarios (cantidad, tiempo, etc) que te permitan medir tus logros para saber si los has alcanzado o no.
• A de Attainable (alcanzables): Tus metas tienen que ser ser alcanzables
y , por ese mismo hecho, realistas…¡¡pero cuidado con la negatividad!!
• R de Relevant: Las metas que te plantees deben ser relevantes o importantes para ti ¡¡no para tu madre, tu marido o tu abuela!!.
Pregúntate: ¿para qué quiero esto?
• T de Timely (a tiempo): Pon una fecha límite para conseguirlos. No hacerlo te llevara a aplazar o demorar en el tiempo las acciones que tendrás que poner en marcha para conseguirlos.

2. Escribe tus objetivos en positivo

Además de seguir la anterior formula, escribe tus objetivos SIEMPRE EN POSITIVO. Piensa y escribe lo que quieres en lugar de lo que no quieres, pues tu mente no distingue las órdenes negativas y pondrá el foco en la situación deseada y no en aquello que quieres evitar.

3. Escríbe tus objetivos en presente y voz activa

Escribe tus objetivos en presente y voz activa, pues para el subconsciente no existe el futuro: “Yo tengo…”, “Yo soy…”, “Yo hago…”. Si lo deseas, también puede ser en infinitivo: “Tener…“, “ser…”, “hacer…”.

4. Escoge objetivos que dependan de ti

Por ultimo, define objetivos que dependan de ti, valorando si están en tu zona de control e influencia y, por lo tanto, puedes hacer algo para modificar la situación de partida o si, por contra, no dependen de ti, no tienes poder sobre ello y, como consecuencia, esforzarte, angustiarte y preocuparte por ello no va a servir de nada.

Una vez tienes así de bien definidos tus objetivos, ya sabes de forma consciente y ya sabe tu mente subconsciente qué es lo que quiere, por lo que empezará a trabajar para acercarte a ello. No obstante, tener un plan de acción te allanará todavía más el camino hacia tus metas. En un próximo post, te contaré como establecer un buen plan de acción.

No obstante, si te quieres poner ya en marcha, intenta recordar esto: cuanto te pongas en acción, enfócate en cuán bien estás haciendo las cosas, es decir, enfócate en el proceso, en el rendimiento de lo que estás realizando. Esto te hará disfrutar del camino, aumentando aún más tu motivación y tu sentimiento de autoeficacia, lo que te producirá otros importantes beneficios entre los que se encontrará un importante sentimiento de satisfacción personal y mayores niveles de felicidad.

5. Comentarios finales

Pues bien, llegados a este punto, aún me queda algo muy importante que decirte. Ahora que sabes cómo formular tus metas, te pregunto: ¿Sabes cuáles son los dos factores internos más importantes necesarios para alcanzar tus metas? Tu determinación y LA CREENCIA DE QUE TÚ PUEDES.

Prepárate mentalmente, toma conciencia de los pensamientos autosaboteadores, rebátelos y sustitúyelos por otros que te beneficien y que te empoderen a la hora de encaminarte hacia tu objetivo. Date cuenta de qué es lo que te sueles decir a ti mismo o a ti misma cuando has abandonado objetivos que te importaban: “no tengo tiempo”, “no soy suficientemente bueno para hacer esto”, “realmente esto no me importa tanto”, “no lo estoy haciendo bien”, “tengo cosas más importantes que hacer” y un largo etcétera, que son, a menudo, excusas que NOS ponemos ante la falta de fe en nosotr@s mism@s y nuestras posibilidades. Esto, sin duda, marcará la diferencia entre una meta abandonada por falta de confianza y una meta en la que la determinación de ir a por ella y la confianza de que puedes conseguirla y la conseguirás es alta y está bien asentadas en ti.

Para finalizar, si lo deseas, puedes descargarte aquí mi ebook gratuito 5 Claves para conseguir todas tus metas donde encontrarás más información práctica que te ayudará a la hora de alcanzar tus objetivos:  https://evadelamorena.com

Además si necesitas ayuda para aclarar tus objetivos, reprogramar tu mente para allanarte el camino o establecer planes de acción para conseguirlos puedes contar conmigo. Escríbeme a hola@evadelamorena.com o entra en mi web  https://evadelamorena.com

Que tengas un día genial.

Eva